Blogia
EL INTERMEDIARIO

Girasoles Sordos

Girasoles Sordos

Ya sé que hoy muchos pensáis que el tema para escribir sería el atentado de ETA en Santoña, que ha dejado una nueva víctima mortal y varios heridos, así como muchas personas cuyas vidas han quedado marcadas y destrozadas desde el día de hoy. Nos compadecemos de ellas y aborrecemos a Ibarretxe y demás "iluminados" que siguen hablando de diálogo con los asesinos.

También, se podría pensar que debería referirme a las medidas decretadas por el gobierno americano para salvar la crisis financiera. Lo haré en un futuro próximo cuando se conozcan más detalles, aunque, de momento, puedo decir que me molesta bastante que se destine dinero de los impuestos a bancos que han hecho perder dinero a muchos accionistas y partícipes de fondos de inversión, mientras sus ejecutivos tienen sueldos de cientos de miles de dólares.

Sin embargo, hoy me gustaría hacer referencia a la preselección de las tres películas que ha hecho la Academia de Cine para elegir a la candidata española a los Oscar 2009.

Este año, se decidirá entre las tres siguientes: Los Girasoles Ciegos (José Luis Cuerda), Sangre de Mayo (José Luis Garci) y Siete Mesas de Billar Francés (Gracia Querejeta).

La terna sigue más o menos la tendencia de los últimos años: una película ambientada en la Postguerra, muy promocionada y que, al 90% de probabilidades, será la seleccionada, la última de Garci, que nadie ha visto todavía, y una película "revelación" del año y que tiene, por esas reglas extrañas de la Academia de Cine, la particularidad de ser...del año pasado.

Uno, que es muy mal pensado, no puede menos que plantearse que si entre las tres elegidas hay una de hace un año y otra que aún no se ha estrenado, el nivel de las más de 200 películas nacionales estrenadas no debe ser muy alto.

Además, el Ministro de Cultura ha presumido de que las tres películas han sido subvencionadas...

Y esto es lo penoso, la cultura de la subvención al poder. Así, mientras nuestro presidente critica el intervencionismo americano en Wall Street de la última semana, echando la culpa de los desastres a ¡Reagan!, en España esto es constante en sectores como el cine. Por supuesto, si la película es sobre la Guerra Civil, desde el punto de vista republicano, la "pasta" pública está garantizada...porque en la cultura "zapateril" es lo que está de moda.

Mientras escribo esto, mi amigo Dani, me manda un correo con un magnífico artículo de Antonio Muñoz Molina en El País, titulado Desmemorias, del que, por oportuno, no puedo dejar de reproducir un párrafo que viene que "ni pintado":

"...las películas de moda ofrecen una memoria tan gustosa de saborear como un caramelo, con ese aire en el fondo tan acogedor que tiene el pasado en el cine de época: los automóviles, los peinados, los sombreros, los pupitres de madera, la lluvia, la nieve acogedoras; cuando no el heroísmo igualitario: chicos y chicas con uniformes impolutos de milicianos, haciendo una guerra que se parecería mucho a una fiesta o a un domingo de excursión si no fuera por esos malvados de bigotito fino y camisa azul o de sotana negra que lo estropean todo. Los buenos, los nuestros, son poéticos, inocentes, entrañables, soñadores, no sexistas. Los otros no sólo son opresores y canallas: también son feos, groseros, machistas, maníacos sexuales, maltratadores de animales. La moda la empezó probablemente Ken Loach en Tierra y libertad, donde ya se insinuaba algo que viene teniendo mucho éxito en las patrias periféricas gobernadas inmemorialmente por una mezcla curiosa de nacionalistas y ex socialistas o ex comunistas cuyo principal rasgo ideológico es volverse más nacionalistas todavía que sus socios: los malvados de esta nueva memoria oficial, aparte de opresores, canallas, feos, groseros, machistas, maníacos sexuales, son algo todavía peor, si cabe: son españoles. En estas patrias, unánimes por definición, la Guerra Civil no es posible, porque no puede haber conflicto interno en una comunidad idílica. La Guerra Civil, el franquismo, fueron en realidad una invasión española, en la que los autóctonos, por el hecho de serlo, estuvieron libres de toda complicidad, y además fueron y siguen siendo víctimas..."

Para saber si pasa lo mismo en la "Industria" de Hollywood, he buceado en los programas electorales de los dos grandes partidos norteamericanos y he comprobado que no hay una sola referencia al cine ni a ninguna subvención prevista a Tom Hanks o Julia Roberts.

Mientras, en España, sólo en 2007, se destinaron más de 61 millones de euros de nuestros impuestos a subvencionar a los Trueba y Almodóvar. Además, todas las televiones tienen  que invertir el 5% de sus ingresos en producciones cinematográficas, incluyendo, por supuesto a RTVE y las autonómicas...es decir, más de nuestros impuestos. Por ejemplo, la película de Cuerda está financiada por RTVE, Canal + y la Televisión de Galicia, además de la subvención del Ministerio de Cultura.

Con todo esto, y a pesar de la llamada cuota de pantalla, que obliga a todas las salas a programar el 25% de sus sesiones con películas de la Unión Europea, los resultados son paupérrimos.

Según las estadísticas oficiales del Ministerio de Cultura, en 2007, el 22% de películas estrenadas fueron españolas (386), pero el número de espectadores que las vio y lo que recaudaron fue, solamente, el 13% del total. En 2008, hasta Agosto, con el 21% de largometrajes españoles estrenados (230), los sufridos espectadores de los mismos y su recaudación supuso sólo 12% de los respectivos totales.

Cuando nos daremos cuenta en este país que no se puede subvencionar todo: la agricultura, el empleo (más de dos millones y medio de funcionarios), el cine, etc. y, todavía peor, en algunos sitios se "suelta" el dinero a los amiguetes de los que mandan o a los que desarrollan sus proyectos en una lengua determinada... Si los girasoles de Cuerda hubieran sido sordos en vez de ciegos, hubiera podido coger más fondos en, por ejemplo, Cataluña o Galicia.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Luis -

Tienes razón en parte...
Yo sólo he hablado de cine no de I+D+i que es otra cosa diferente.
Estoy a favor de concursos artísticos municipales o autonómicos, pero eso es muy distinto a "soltarle" un montón de pasta a la productora de Almodóvar que, si tiene beneficios, no reparte con nadie.
Además, ¿por qué el cine sí y , por ejemplo, el teatro no?
Además, ¡vaya cine!...¿Para cuando una película como JFK en España? Si planteas un guión similar sobre, por ejemplo, la actuación de Zapatero o Rubalcaba el 11-M, no te dan ni un euro
Sobre los funcionarios, como es obvio no me refiero a médicos, jueces o polícías (que hay pocos de todos ellos)sino a los que, especialmente en las comunidades autónomas, no tienen contenido en su puesto de trabajo y están allí por ser amigos del político de turno.

EOG003 -

No, no se puede meter en el mismo saco a todas las subvenciones o ayudas que puedan darse.
El cine español sin subvenciones no existiría, posiblemente esa es tu esperanza, pero creo que es necesaria no para mantener a unos pocos, sino para que sea posible al menos tener un 10% de películas excelentes de todas las que se realicen.
Si no existieran concursos de pintura, de poesía, subvencionados por Ayuntamientos, CC.AA. o Estado de forma directa o indirecta, no tendríamos la oportunidad de conocer a muchos de los artistas hoy de renombre.
Por la misma regla que predicas, se tendría que pedir que desaparecieran todas las subvenciones para I+D+i, y dejarlo como el resto de asuntos al albur del mercado.
¿A cuántos médicos, policías, bomberos, jueces (funcionarios todos), podrías pagar si no contaran con un sueldo de la administración?

Que no nos cieguen los girasoles.
Se feliz
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres