Blogia
EL INTERMEDIARIO

La vida sigue igual

No hay día en que no aparezcan noticias sobre los desbarros de los gobiernos nacionalistas. Así, nos encontramos, sólo entre ayer y hoy, dos noticias que me “alucinan”.

Por un lado, Carod Rovira,  vicepresidente del gobierno regional catalán, publica un libro (decir que lo ha escrito me parece difícil de creer en tamaño analfabeto) donde fantasea sobre la independencia de Cataluña, que será declarada por el parlamento regional, en 2014. Sobre la “idílica” república, que el resto de España tendría que aceptar, llega a decir que, incluso, tendrá una temible “estructura militar propia” dentro de “la neutralidad no armada”.  Asimismo, da por hecha la incorporación de Cataluña como miembro de pleno derecho a la Unión Europea sin que, por supuesto, los demás estados puedan decir nada en contra.

Por otro, el gobierno regional vasco también hace de las suyas. En la Oferta Pública de Empleo para la Sanidad Autonómica, se valora el conocimiento del vascuence,  según el nivel requerido, con 8, 16 ó 24 puntos, mientras que un doctorado se valora con 4 y un máster con 2. La descripción de los niveles (llamados, por la administración vasca, perfiles lingüísticos) se puede encontrar en la web del IVAP, Instituto Vasco de Administración Pública y con exigencias como “Será capaz de inferir tanto oralmente como por escrito, a partir del contexto, la información que no aparece necesariamente, de forma explícita, así como el significado de las palabras que previamente se desconocían, sobre todo cuando se den en las situaciones restrictivas más habituales de su trabajo” para el nivel inferior, “tendrá una fluidez verbal cercana a la de las personas para las que el euskera sea la primera lengua” para el segundo, aunque poca gente debe haber que tenga el vasco como primera lengua y “tendrá un dominio completo y consciente de la gramática” para el tercero, aunque no sé a que "consciencia" se refiere.

La conclusión es que los gobernantes vascos, al igual que los catalanes (recuérdese, la inspección, hace dos años, por parte de la consejería de sanidad catalana, de historiales clínicos para comprobar que los médicos escribían en catalán),  prefieren ser tratados por médicos que dominen la lengua autonómica, aunque no sean tan expertos en la ciencia que cura pacientes…

Eso sí, que, entre todos, los españoles paguemos 180 millones de euros para el trasvase del Ebro a Barcelona les parece cojonudo. Y, encima, la obra, se adjudica por una comisión mixta dirigida por el consejero autonómico Baltasar, del PSC y el secretario de Estado  de Medio Rural y Agua, Puxeu, también del PSC. Cómo era lógico, la obra se ha adjudicado a Aguas de Barcelona que, a su vez, subcontratará con constructoras catalanas.

Cómo veis, todo es catalán….menos el dinero. Esperemos, al menos, que el PSC se conforme con una sola comisión de los adjudicatarios y no pida dos, por eso de la “comisión mixta”. Yo no sabía quién iba ser adjudicatario de la construcción del trasvase (aunque lo sospechaba), pero sí sabía quién no lo iba a ser: Ferrovial. Y es que hace muchos años, que Ferrovial no hace obras para la Generalidad catalana, porque, Rafael del Pino, accionista mayoritario de la constructora, dijo que tenía mucho dinero para correr el riesgo de ir a la cárcel por pagar las exigidas comisiones por parte del gobierno de aquella región.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres