Blogia
EL INTERMEDIARIO

¿2009?

Se nos acaba el año 2008. Será recordado como el año en que la mayor crisis económica de la Historia nos atrapó.

Por más que el Gobierno de España en su balance anual se quiera apuntar la victoria en la Eurocopa o la Copa Davis como éxitos propios, la consecuencia más importante de su gestión es, y será, el aumento del paro hasta niveles inesperados.

La pregunta que más se repite en la calle estos días es si la crisis actual es como un amigo que viene a nuestra casa a pasar unos días o ha venido para quedarse una larga temporada y gastarse todo nuestros ahorros.

Tal como yo lo veo, lo que ha pasado es lo siguiente:

  • La casa, chalet o piso es una parte muy importante del patrimonio actual de las familias
  • La gran mayoría de esas viviendas están financiadas mediante créditos hipotecarios que los bancos, generosamente, han otorgado a cualquier promotor o comprador
  • Los bancos han obtenido el dinero para prestar a los particulares mediante productos financieros que no entendía nadie y que han “colocado” a todo “incauto” al que han podido.

Hasta hace unos meses, se construían y vendían muchas casas (poco desempleo, sueldos altos, consumo fuerte), se forraban promotores y bancos y, además, los ahorros particulares generaban más dinero.

Al comenzar los problemas con los impagos de hipotecas y la retirada de fondos de los que habían comprado esos “sofisticados” instrumentos financieros,  los bancos dejaron de tener dinero para prestar y la “rueda” se paró.

Al no construirse más viviendas y no venderse las construidas, se originó un rápido aumento del paro lo que redujo drásticamente el consumo y produjo más paro en otros sectores y….

Además, la caída en el valor de los bancos y las provisiones exigidas por el banco de España por sus hipotecas de dudoso cobro, les ha impedido dar más créditos, ya que la máxima cantidad que pueden prestar depende de su posición de balance.

¿Qué podemos hacer? Algunas cosas que ya se han hecho, como inyectar liquidez a los bancos, garantizándoles el cobro de sus préstamos y suministrándoles capital a cambio de acciones o de activos cualificados.

Otro ejemplo de lo ya decidido, es destinar fondos a los ayuntamientos para obras de infraestructura. En este capítulo se echa de menos un control mayor del destino de este dinero, ya que, como todos sabemos, la corrupción y el despilfarro municipales son bestiales y, también, una exigencia de pago rápido a las empresas que ejecuten esas obras para evitar que, como habitualmente hacen, no paguen hasta muchos meses después de realizados los trabajos…si es que pagan.

Pero faltan muchas otras medidas que podrían llevarse a cabo si vuestro gobierno no estuviera dedicado a repartir regalos navideños entre comunidades autónomas que sólo quieren dinero para abrir “embajadas”, perseguir el uso del castellano o comprarse coches de lujo.

La primera, e imprescindible, sería reducir los impuestos, especialmente en las rentas medias y bajas, que son las que tienen una mayor tendencia a “pulirse” todo de lo que disponen. En este capítulo, lo único hecho hasta ahora ha sido reducir el IRPF de los depósitos de los consejeros y altos cargos de los bancos que no pertenecen, precisamente, a las clases más bajas.

Otra necesidad imperiosa es endurecer las condiciones para cobrar el subsidio de desempleo, de forma que solo lo percibieran aquellos parados que asistieran a cursos que les servirán para colocarse en la nueva coyuntura que saldrá de esta recesión.

Asimismo, reducir los costes de despido permitiría a los empresarios contratar con mayor alegría que la actual.

Por último, un control de las retribuciones y de gastos de todos los funcionarios y cargos públicos, así como de los banqueros (al fin y al cabo, les estamos dando el dinero de nuestros impuestos) a un máximo y suprimiendo bonus y prebendas hasta que esto pase, sería un ahorro y un incentivo a la sociedad para mejorar nuestra posición.

Después de este pequeño análisis, solo me queda desear lo mejor para 2009 a todos y pedirnos, a nosotros mismos, una mayor SOLIDARIDAD.

Desde la última crisis importante, allá por 1993, la sociedad se ha hecho mucho más individualista y, así, frente al apoyo total y el espíritu de sacrificio que imperaban entonces, hoy, la mayoría de la gente adopta una postura del “sálvese quien pueda” que les hace pisotear todo lo que encuentran por delante.

Así que, para 2009, menos materialismo y más dedicación a los demás…Yo creo que puede ser el año de los amigos, de los buenos libros, de mejorar en nuestro deporte favorito, de divertirnos con poco….que todo esto lleva a la felicidad y no Baqueira y el Cayenne como mucha gente piensa.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres