Blogia
EL INTERMEDIARIO

Paro directivo...¿Hay solución?

Hoy han aparecido nuevos datos del paro registrado. En Abril, hay casi 40.000 personas más “apuntadas” en el INEM. Las fuentes oficiales se han encargado de resaltar que sólo es un 1,1% más que en Marzo…Claro que como sigan así, llegará un momento en que 100.000 parados nuevos serán sólo un 1% de aumento….Basta que el mes anterior haya 10 millones de personas sin trabajo para que eso suceda.

Pero no es mi intención, en este post, opinar sobre si ese número de desempleados es alto o bajo. Creo que, como otras veces he dicho, perder el trabajo es una pena para cualquier persona que no lo haga voluntariamente.

De lo que hoy quiero hablar es de las consecuencias del despido masivo de directivos  que se está llevando a cabo en España. Algunos head-hunters me cuentan que, de los empleados con sueldos mayores de 60.000 euros anuales, el 50% ha sido ya despedido.

La primera consecuencia es la económica, procedente de la falta de ingresos. En el caso de directivos, normalmente indemnizados, este problema no es tan grave como en otros tipos de trabajadores. Por mi experiencia y lo que me han contado otros, un directivo entre 40 y 50 años cuenta, normalmente, con unas “reservas” que le permiten mantener el mismo nivel de vida a él y su familia entre 2 y 3 años sin contar con ninguna retribución durante ese tiempo.

Una segunda consecuencia es la desocupación. Rápidamente, el ya ex-directivo tiene que fijarse una disciplina que le haga sentir útil y ocupado. En primer lugar, por supuesto, tiene que dedicarse a buscar un nuevo puesto de trabajo…pero, como esto no ocupa todo el día, otras actividades deben encontrarse bien sean de formación (el saber no ocupa lugar), domésticas (llevar los hijos al colegio, etc.) o, simplemente, de ocio (mejorar nuestro golf, leer, etc.). Idealmente, tener la posibilidad de hacer colaboraciones profesionales como dar clases, desarrollar proyectos,… mejora mucho la situación.

La proximidad a la profesión de cada uno es básica. Como decía, bien con formación o bien colaborando profesionalmente, hay que mantenerse ahí sino se quiere correr el riesgo de convertirse en arqueólogo…Hoy más que nunca, en que los tiempos para encontrar un nuevo trabajo se sitúan entre los 6 meses y los 2 años.

Simultáneamente con lo anterior, desde un punto de vista del conjunto de la sociedad, es tremendo comprobar la cantidad de conocimiento que se pierde en situaciones como la actual. Toda la experiencia acumulada por las personas en su función directiva desaparece cuando son forzados a dejar de trabajar. Hay casos como el cierre y despido de la oficina técnica española entera de una empresa  multinacional y el traslado de su actividad a otro país.

Por último, también hay consecuencias sociales. Por una parte, la tendencia a esconder una situación “rara” (aunque cada vez menos) puede llevar a un aislamiento social nada beneficioso y, por otra, la imposibilidad de realizar ciertas actividades con tus amigos y colegas porque ellos están trabajando a esas horas (aunque, también, cada vez menos). Hay que quitarse la sensación de ser un “chico nuevo en la ciudad” y entender que se forma parte de una comunidad, desgraciadamente, cada vez más amplia de personas que no tienen trabajo.

Una de mis conclusiones es que la figura del directivo con contrato fijo es una especie a extinguir. Ya no volverá más el “chollo” de los 100.000 euros fijos al año más los 30.000 de bonus que se cobraban siempre (muchas veces multiplicados por 1,5 porque todo iba mejor cada año) más el coche de empresa (mínimo A4) más la Visa sin control estricto más…

Y, si todo lo anterior no me gustaba del todo, me despedían con 45 días de sueldo por año trabajado y…si me iba voluntariamente, también me indemnizaban con un buen montón de dinero e, incluso, en algunos casos, en la nueva empresa se entraba con la antigüedad acumulada en la anterior.

Nuevas formas tienen que llegar irremediablemente. Reducir las indemnizaciones o, mejor en el caso de los directivos, gravando con el 50% de IRPF cualquiera que supere, por ejemplo, los 80.000 euros y el indemnizado tenga menos de 60 años.

Otra posible, que ya ocurre en algunos países de Europa, es el desincentivar fiscalmente el renting de coches de gama alta por parte de las empresas.

Reducir la parte variable (bonus) en los sueldos más altos puede ser otra opción.

Nuevos tipos de contrato tendrán que ser desarrollados para que incentiven tanto a “la parte contratante como a la contratada”.

Algo habrá que hacer para solucionar la situación de muchos directivos en paro...porque, a estos, no se les "arregla" con gasto público, ni fondos municipales, ni nada parecido. Si alguien tiene alguna idea....

En cualquier caso, desde aquí, mando mucho ánimo a todos aquellos que están atravesando por una situación temporal de desempleo con la seguridad de que algo mejor vendrá en un futuro…no muy lejano.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

javi -

Soy ingeniero, 30 años con 6 de experiencia. Ahora por la crisis trabajo de repartidor, ahorrando para irme a otro pais... si yo puedo, un directivo tambien... . O va a ser que ellos son mas especiales que nadie y solo pueden trabajar de directivos. No te jode... lo que hay que leer.

Leo Borj -

Luis, como casi siempre, has dado en el clavo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres